La Haganá

1909

La Haganá (en hebreo, «la defensa», ההגנה) fue una organización paramilitar de autodefensa judía durante la época del Mandato Británico de Palestina, entre 1920 y 1948. Sus miembros eran los propios integrantes de los kibutzim y moshavim quienes crearon la organización como consecuencia de los pogromos realizados por parte de la población árabe y la permisividad de las autoridades del Mandato británico. La Haganá, junto con otras organizaciones, fue el predecesor del actual Ejército israelí (conocido como Tzahal) y sirvió de base a este último.

Orígenes

El predecesor de la Haganá fue Hashomer (El Guardián), cuerpo creado en 1909 y compuesto por un pequeño grupo de inmigrantes judíos que protegían sus propios asentamientos de los ataques de algunos pobladores árabes disconformes con su presencia. En aquella época el grupo no tenía más de un centenar de miembros.

Después de los pogromos árabes de 1920 y 1921 en Jerusalén, Yafo, Hebrón y Haifa, los líderes judíos decidieron que sus granjas y asentamientos necesitaban protección armada frente a la población árabe, al ver que el Mandato no hacía nada para evitar los ataques. El rol de la Haganá fue por lo tanto defender sus kibutz y granjas, alertar a los residentes de posibles ataques y rechazar a los atacantes.

En el período comprendido entre 1920 y 1929, la Haganá no tuvo una autoridad central ni coordinación alguna en sus actividades; sus unidades estaban armadas de forma precaria, ya que estaban conformadas principalmente por granjeros con escasa experiencia en combate que se turnaban para proteger sus propiedades. Después de los disturbios de 1929 –que dejaron como saldo 133 judíos y 116 árabes muertos, y que llevaron a la limpieza étnica de todos los judíos de la ciudad de Hebrón (matanza de Hebrón)– el papel de la Haganá cambió drásticamente. Se convirtió en una organización que agrupó a la mayoría de los jóvenes de los asentamientos judíos, así como a miembros provenientes de las ciudades. Se compraron armas en el extranjero y se comenzaron a desarrollar talleres de fabricación de granadas de mano y equipamiento militar básico.

Para 1936 la Haganá contaba con 10 000 hombres movilizados y más 40 000 reservistas. Durante la Gran Revuelta Árabe (1936-1939) participó activamente colaborando con los británicos para aplacar a la insurgencia árabe. A pesar de que no fue reconocida oficialmente por la administración británica, las fuerzas de seguridad británicas cooperaron con la Haganá mediante la formación de la Policía de los Asentamientos Judíos, las Fuerzas Auxiliares Judías y las Escuadras Nocturnas Especiales. La experiencia obtenida durante la Gran Revuelta fue muy útil en la Guerra árabe-israelí de 1948.

Hasta finales de la década de 1930 la Haganá mantuvo la política de la havlagá («autocontención»). Según esta política, de carácter pragmático y abanderada por Ben Gurión y el sector socialista y mayoritario del sionismo, la Haganá mantendría una actitud de moderación, sin adoptar represalias indiscriminadas contra los árabes palestinos tras sus ataques, ni emplear el terrorismo, limitándose a la autodefensa. El estar en contra de la havlagá fue una de las razones que impulsó los movimientos clandestinos disidentes. La havlagá terminó una vez que la Haganá siguió las recomendaciones del general británico Orde Charles Wingate al respecto.

A finales de 1931, los elementos más extremistas de la Haganá, descontentos con la política de moderación promovida por Ben Gurión ante los ataques árabes y las prohibiciones británicas, se escindieron, creando la «Haganá nacional» o «Haganá B», rebautizándose en 1937 como Irgún Tzvai Leumí («Organización Militar Nacional»), más conocido simplemente como Irgún, un grupo paramilitar liderado por Vladimir Jabotinsky.

Para calmar los ánimos de la población árabe, el Mandato Británico de Palestina canceló en la práctica la inmigración judía legal hacia Palestina en 1939 mediante la promulgación del Libro Blanco. En respuesta, la Haganá comenzó a organizar inmigraciones clandestinas y manifestaciones en contra de Gran Bretaña. Se creó la Aliyah Bet, (HaMossad le’aliyá Bet o Agencia para la Inmigración Paralela) que se dedicada a eludir las leyes antiinmigratorias británicas a través de bases en Suiza y Turquía.

Participación en la Segunda Guerra Mundial

A pesar del Libro Blanco de 1939 –que liquidaba de facto la Declaración Balfour y, por tanto, la posibilidad del establecimiento de un Estado judío–, que causó airadas reacciones en los principales líderes sionistas en Palestina, David Ben-Gurión, presidente en aquel entonces de la Agencia Judía, sentó las bases de la política sionista para con los británicos: «Debemos luchar contra Hitler como si no hubiera Libro Blanco, y debemos luchar contra el Libro Blanco como si no hubiera guerra». Además de la inmigración paralela organizada por la Haganá, el Irgún, por su parte, adoptó una postura más extremista perpetrando atentados contra instalaciones británicas a partir de 1944.

En los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, las autoridades británicas pidieron ayuda a la Haganá debido al miedo de un posible triunfo del las fuerzas del Eje en el frente del Norte de África. Después de que Rommel fuera derrotado en El Alamein en 1942, se cortó toda cooperación entre los británicos y la Haganá. En 1943, después de largas tandas de negociaciones, el Ejército Británico anunció la creación de la Brigada Judía. Si bien a los judíos palestinos se les permitía alistarse en el ejército británico desde 1940, esta era la primera ocasión en que una unidad militar exclusivamente judía servía en la guerra bajo bandera judía. La Brigada Judía estaba compuesta por 5 000 soldados y fue desplegada en Italia en septiembre de 1944. Se disolvió en 1946.

Más de 30 000 judíos palestinos sirvieron en el ejército británico en el transcurso de la guerra.

El 19 de mayo de 1941 se creó el Palmaj (acrónimo de Plugot Májatz, «Compañías de Ataque»), como una sección enfocada en el entrenamiento de jóvenes. Nunca fue grande, y en 1947 contaba con sólo cinco batallones (2 000 hombres), pero sus miembros recibieron no sólo adiestramiento físico y militar, sino que también adquirieron habilidades de liderazgo que les permitieron tomar posiciones de mando en el futuro ejército israelí.

Después de la guerra

Después de la guerra, la Haganá llevó a cabo operaciones anti-británicas en Palestina, como la liberación de inmigrantes ilegales internados en el campo de Atlit, atentados contra la red ferroviaria y actos de sabotaje contra instalaciones de radar y bases de la policía británica, además de continuar organizando la inmigración ilegal.

El 28 de mayo de 1948, menos de dos semanas después de la creación del Estado de Israel y el inicio de la guerra árabe-israelí de 1948, el gobierno provisional creó el Ejército de Defensa de Israel, que debía suceder a la Haganá, y decretó la ilegalidad de cualquier otra fuerza armada. El Irgún rechazó inicialmente la decisión, lo que llevó a un breve choque entre ellos y la Haganá. Finalmente, en septiembre de 1948, el Irgún fue disuelto, la mayoría de sus miembros se incorporaron al Tzahal y Menájem Beguin transformó su milicia en un partido político (el Herut).

***Wikipedia***

Anuncios