Fin de año: ETA ataca a los medios públicos vascos

Nikasio

NO HAY MANERA…

ETA vuelve a atentar contra los medios de comunicación. La banda terrorista hizo explotar una bomba esta mañana ante la sede de EiTB, la radiotelevisión autonómica vasca, donde también tienen sus oficinas los diarios El Mundo y Deia, y la televisión Antena 3. Es el segundo atentado este año contra medios tras el de junio contra el diario El Correo y el primero contra los medios públicos vascos. ETA continúa siendo la mayor amenaza para el periodismo y la información en España, como constata el último informe de Reporteros sin Fronteras (RSF) publicado ayer.

La nueva bomba de ETA estalla un día después del segundo aniversario del fin de la tregua y vuelve a presionar al PNV atacando uno de los pilares en los que se apoya el poder autonómico: los medios de comunicación públicos autonómicos, contra los que nunca había atentado antes.

En mayo de este año, la documentación requisada a Xabier López Peña ‘Thierry’ en Burdeos situaba a EiTB entre los objetivos de ETA. Los terroristas hasta el momento sólo habían amenazado por carta a periodistas y directivos de la radiotelevisión vasca, además de criticar sus informaciones en los Zutabe, boletines internos de ETA.

La bomba ha destrozado la fachada de la sede de los medios vascos cinco días después de conocerse un Euskobarómetro que muestra el fin del gobierno tripartito nacionalista y la posibilidad de un triunfo del Partido Socialista de Euskadi. Como siempre, ETA intenta influir en las elecciones y en la voluntad de la ciudadanía.

En 1995 los terroristas decidieron que se debería asumir el coste de atacar a la prensa, porque dejar informar sobre sus contradicciones suponía más “costes políticos”, según un documento llamado Txinaurriak (Hormigas) de al disuelta Koordinadora Abertzale Sozialista (KAS) y publicado por El Correo en 1995.

ETA ha cometido una treintena de atentados contra periodistas y medios desde la proclamación de la democracia. Dos periodistas vascos, José María Portell (La Gaceta del Norte) y José Luis López Lacalle (El Mundo), y el director financiero del Diario Vasco, Santiago Oleaga, han sido asesinados en estos años. Pero la lista con los nombres de los periodistas y medios que han sufrido atentados es larga.

El primer objetivo del terrorismo es imponerse por la fuerza y ahogar la libertad de los ciudadanos, y la información es uno de sus principales enemigos.

Los años 2000 y 2001 serían los peores para los periodistas y los medios, con atentados contra numerosos periodistas, el asesinato de López Lacalle (7 de mayo de 2000), tras el que los periodistas firman el manifiesto No nos callarán, suscrito por casi todos los medios.

Pero en 2001 los atentados seguirían, centrados en las sedes de los medios y contra varios periodistas como Aurora Intxausti (El País) y Juan Palomo (Antena 3) o Gorka Landáburu (Cambio 16). Ese año la banda asesina a Santiago Oleaga, director financiero de El Diario Vasco. Y los informadores vuelven a suscribir un nuevo manifiesto: Periodistas por la libertad, ¡ETA no!

En ese año ETA entra por primera vez en la lista de los depredadores de la prensa de RSF y ya no saldría. En el último informe la organización periodística destaca la detención en diciembre de 2007 de Gorka Lupiánez, sospechoso de ser responsable del ‘comando Vizcaya’, con una lista de periodistas y sus fotografías. RSF asegura que “las amenazas que dirige a los periodistas es una de las razones que explican que España ocupe el lugar 33 en la clasificación mundial de la libertad de prensa”.

La información y la opinión libres y veraces son dos de los principales enemigos del terrorismo y descubren todas sus contradicciones y su tiranía. ETA amenaza a los periodistas y coarta el derecho a la información de todos los ciudadanos. No sólo por sus amenazas directas sino también porque desencadena un efecto desproporcionado en contra de ideas similares a las suyas cuya defensa cabe dentro de un estado democrático.

http://www.soitu.es/

Anuncios