Entre Tutmosis III y Merneptah

Estela

EN BUSCA DEL ÉXODO

De todas las alternativas esgrimidas hasta la fecha para identificar al faraón del éxodo, la más temprana es Tutmosis III, y la más tardía Merneptah, sucesor de Ramsés II. Si se tratara del primero, un conquistador de varias ciudades cananeas, entonces los israelitas conducidos por Moisés serían los descendientes de una clase social de dependientes y protegidos llamados Habiru. Incluso el nombre de hebreos podría derivar del de aquéllos. En documentos antiguos, los Habiru aparecen en algunos casos como fugitivos, y en otros como bandas guerreras.

Merneptah, por su parte, es quien por primera vez menciona a Israel en la historiografía no-israelita, en una famosa estela en la que se anuncia la destrucción de los judíos. Las hipótesis sobre Tutmosis III y Mernefta, ambas fueron descartadas por los eruditos: Moshé Greenberg, de la Universidad Hebrea, y el historiador alemán Eduard Meyer. Hay que quedarse con las posibilidades intermedias, y con una jugosa polémica acerca de la identidad del faraón. Sigmund Freud planteó en su último libro, El hombre Moisés y la religión monoteísta (1937), que el éxodo se produjo durante el período entre Amenofis IV y Tutankamón, un período de anarquía que acompañó el declive de la dinastía décimo octava. Fundamentado en esa predilección cronológica, Freud construye una singular hipótesis acerca los orígenes de la religión en general, y del judaísmo en particular. La clave para explicarla puede reducirse a la función de Amenofis IV.

Anuncios