El oso, “una oportunidad” amenazada

Un oso pardo hiere a un cazador en el Vall d’Aran

Un oso pardo ha mordido esta mañana a un cazador de 72 años en el Vall d’Aran (Lleida). El hombre, que pertenece a la Asociación de Cazadores del Baix Aran, se ha recuperado de sus heridas en el Hospital de Vielha y ya ha sido dado de alta. La osa que ha protagonizado el ataque ha sido identificada como Hvala, que llegó al Pirineo en la última reintroducción del 2006. Esta es la primera agresión conocida de un oso a una persona desde que la especie fue reintroducida en el Pirineo, en 1996. El cazador, Luis T., participaba en la batida del jabalí en la zona de Portet, cerca del núcleo de Les, cuando se ha producido la agresión. El oso le ha mordido en el pie izquierdo y le ha arañado una mano.

Seis puntos en el pie y otros tantos en la mano

Según ha informado el Conselh Generau, al parecer, el cazador, que se encontraba solo acompañado por su perro, vio a un gran oso pardo que pasaba frente a él, a tan solo dos metros de distancia. El hombre empezó entonces a proferir todo tipo de gritos con el objetivo de asustar al plantígrado y evitar que se le acercara. Sin embargo, la osa, lejos de distanciarse, se abalanzó sobre el cazador, al que arañó con sus grandes zarpas en un brazo y posteriormente le mordió en una pierna. El cazador pudo finalmente parar el ataque y zafarse del acoso del plantígrado, al que asustó disparando dos veces al aire con su escopeta de caza. El cazador ha recibido seis puntos en el pie y otros seis en la mano y tiene un golpe en la muñeca que se ha hecho al caer al suelo.

http://www.elperiodico.com/

COSTUMBRES DEL OSO

Los osos pasan el invierno en un estado de hibernación, utilizando la la mayor parte del tiempo para prepararse para el letargo invernal guardando en los tejidos adiposos un 75% de la energía obtenida de los alimentos. En las ultimas comidas antes de la hibernación ingiere hierbas y tierra junto a la comida para que se mezcle con la saliva formando un bolo alimenticio que al llegar al intestino grueso colapse el orificio secretor e impida su salida. Gracias a ese “tapón” los alimentos se van amontonando para que así, aparte de la grasa acumulada, también se pueda extraer nutrientes realizando la digestión, eso sí, de una forma más lenta. También utilizan tierra y hierba para acomodar sus madrigueras, en las que duermen con un sueño entrecortado, sin variaciones en su temperatura corporal. Cuando despierta, la obstrucción se expulsa sin problemas y es también en este período cuando los osos paren (diciembre, enero) y comienzan a criar sus hijos. Las hembras suelen moverse por áreas de algunas decenas de km² que utilizan de forma intensa. Por el contrario, los machos tienen grandes áreas de campeo, que engloban las de varias hembras. Un macho adulto radiomarcado en el actual Parque Regional de Riaño (León) se movió durante cuatro años por una extensión de 2.447 km². La calidad del hábitat tiene una notable influencia sobre la extensión del área de campeo. Los ejemplares que viven en los bosques boreales de coníferas -mucho menos productivos que los bosques caducifolios templados más típicos de España- tiene áreas de campeo mucho mayores. Por ejemplo, los machos estudiados en Suecia y Noruega se mueven por extensiones de 5,430 km² de media, mientras que las hembras tienen áreas de campeo medias de 345 km²…

Objetivo: Cazar a la Osa Hvala

Está en búsqueda y captura. Se llama Hvala y procede de Eslovenia. La osa parda que atacó el pasado jueves a un cazador en un bosque de Les, en Lleida, está en el punto de mira del Gobierno aranés, que el viernes puso en marcha un dispositivo especial para cazar al animal. Según informó el Consejo General de Aran, fue esta osa, reintegrada en el Pirineo catalán en 2006, la que muy probablemente se abalanzó sobre el cazador de 74 años, hiriéndole en un brazo y en una pierna, lo que le costó 13 puntos de sutura. Mientras tienen lugar las batidas para encontrar a la osa se reabre el debate sobre la presencia de plantígrados en las montañas del Pirineo. ¿Es posible la convivencia entre osos y personas en el ámbito rural? ¿Existe un riesgo evidente o es éste un caso aislado? El naturalista Martí Boada, presidente del Parque Natural de lAlt Pirineu, cree que es “totalmente precipitado” exigir la retirada de los osos del Pirineo, ya que, asegura, “queda demostrado históricamente que esta raza no es agresiva a menos que se encuentre en una situación de peligro”. Para el especialista, este es un caso aislado que, insiste, “debe ser analizado correctamente antes de sobredimensionar la situación”. Ciertamente, la historia da la razón al naturalista, ya que desde la reintegración de estos animales en el Pirineo en 1996, no se había producido ningún ataque a un cazador, hasta el momento. “En Cantabria y Asturias también habitan osos pardos y la gente convive con ellos tranquilamente”, argumenta Boada. “Lo más probable es que la batida de jabalíes asustara al oso y lo arrancara de su refugio”, explica.

¿BATIDA ILEGAL?

El vicepresidente de la asociación ecologista Ipcena, David Colell, tacha la persecución de la osa de “irresponsable y tercermundista” y asegura que esta orden se salta la legislación vigente. Según Colell, son ya cinco los osos fusilados por cazadores desde 2004 y, en cambio, ninguna persona ha sido jamás asesinada por esta especie. Pero el Síndic de Aran, Francesc Boya, es de otra opinión. Inmediatamente después del ataque al cazador de Les, el defensor del pueblo pidió la retirada de todos los ejemplares de osos que viven actualmente en las montañas del Pirineo catalán. La discusión ya se produjo dos años atrás, cuando se reintrodujeron osos procedentes de Eslovenia en el Pirineo catalán, en el marco de un proyecto de recuperación de esta especie iniciado por el Gobierno francés. No hubo ningún tipo de referéndum ante tal decisión, y eso, comenta Boada, “no gustó nada al Síndic”. “Hace tiempo que buscan un motivo para sacar a los osos de aquí”, dice.

Los ecologistas están seguros de que el ataque de la osa se produjo por una “provocación” por parte de los cazadores que, con sus perros, asustaron al animal. El afectado, Luis Turmo, explicaba que “todo sucedió en tres segundos”. Colell cree que si hubiese sido un ataque de verdad, el cazador no lo hubiera contado…

http://www.publico.es/ciencias/168024/objetivo/cazar/osa/hvala

…¿Hay derecho a esto?…

Anuncios