Relaciones: Complejidad a tope

COSAS DE DOS

Siempre he mantenido que las personas son lo que son y no, como son. Y precisamente por ello, las personas no son precisamente lo que a nosotros nos gustaría que fueran… ¿Por qué no aceptarlo de una vez por todas?…

Todo el mundo quiere ser feliz y sentirse querido, sin embargo, en las relaciones humanas, ¿se prefiere tener razón a ser feliz?… ¿El miedo a la confianza?… Si uno espera de brazos cruzados esperando a que la vida, el tiempo, la suerte o los demás (psicólogos o amistades íntimas) resuelvan nuestras relaciones y esas desavenencias que las desestabilizan, estamos apañados…

Obviamente, cuando uno mismo no está bien, nada lo está… Hay que estar bien con uno mismo y despojarse de todo sentimiento de culpa para poder ser capaz de recuperar esa independencia emocional vital que hace perder el miedo a estar “solo” con uno mismo.

Desear y necesitar no es lo mismo, por lo tanto, una cosa es “desear” estar con la persona y otra muy distinta, “necesitar” estar con esa misma persona. Pero claro, el miedo a la pérdida impide el avance en la relación…

A veces no nos detenemos a pensar: Verle feliz (ella o él), sin duda, compensa y por otro lado, ello me reporta felicidad, hace que me sienta participe de esa felicidad…

Cuando uno elige cada día estar con “esa” persona de manera libre y voluntariamente, se puede mantener el amor (entrega) a pesar de que no se esté de acuerdo en todo; algo impensable, por otra parte…

LA PÉRDIDA DE LA CONFIANZA

Para recuperar la confianza todos los seres humanos necesitamos sentir que la otra persona se pone en nuestro lugar, que está de nuestra parte, que no es enemigo/a sino la persona que “nos” quiere, que tiene en cuenta nuestras necesidades y deseos tanto como los suyos propios.

Como dijo Williams James: ¿Estamos tristes porque lloramos o lloramos porque estamos tristes?

En las relaciones, el futuro siempre es incierto e imprevisible. Y por ese desconocimiento de lo que nos puede deparar el futuro, somos vulnerables y frágiles. Admitirlo, quizá pueda significar que es muy necesario esforzarse día trás día para lograr esa relación duradera y estable…

…Joer, vaya “tostón” de post (estas cosas parecen estar trasnochadas)… ¿Será por ello que así nos corre a TODOS el pelo?…

Anuncios