San Dionisio

9 DE OCTUBRE

El 9 de octubre se celebra el día de la Comunidad Valenciana, ya que se conmemora la entrada triunfal de Jaime I el Conquistador en la ciudad de Valencia en 1.238, después de expulsar a los musulmanes de tierras valencianas.

El 23 de abril de 1.238, el joven rey Jaime I y sus tropas ocuparon el Grao de Valencia. Montó su cuartel general en Russafa y aquí preparó el asalto a la ciudad de Valencia. Para ello, previamente, rodeó de tropas la ciudad.

Los moros quedaron impresionados por la táctica desplegada. Presintieron la derrota y rehuyeron el enfrentamiento. En señal de rendición, desplegaron sobre la muralla un lienzo sobre el que habían pintado las cuatro barras rojas de Aragón. Y firmaron la capitulación. El monarca cristiano hizo su entrada en Valencia el 9 de octubre de 1.238, festividad de San Dionisio.

Aquella liberación nunca fue olvidada por los valencianos y se festejó a partir del primer centenario.

A mediados del siglo XV la fiesta adquirió un caracter más ruidoso. Desde las azoteas se lanzaban “triquitraques”, “piuletes” y “tronadors”. Esta costumbre arraigó tanto que en una ocasión se dispararon desde el Palacio de la Generalitat más de 13.000 cohetes.

En el siglo siguiente, el día de San Dionisio se celebró con nuevas y espectaculares procesiones. Se incrementó el disparo de petardos y se hizo una romería nocturna, durante la cual se consumieron productos del campo como aceitunas, chufas, almendras, piñones, etc. Estas celebraciones continuaron durante el siglo XVII del mismo modo.

Pero Felipe V, tras la Guerra de Sucesión, abolió los fueros y con ellos la festividad de San Dionisio, por lo que se prohibió el disparo de “piuletes” y “tronadors”.

No obstante, los valencianos supieron cómo “liberarse” de la prohibición. Los confiteros se dedicaron a reproducir estos artefactos de pólvora por otros similares, pero de mazapán, y también reprodujeron multitud de frutas y hortalizas, en miniatura, con pasta de almendras y azúcar.

Y así nació en Valencia otra costumbre de dicho día: la “Mocaorà”.

La Mocaorà consiste en un pañuelo de seda que se llena de los dulces de mazapán antes citados, turrones, peladillas y las pequeñas frutas y hortalizas de mazapán, junto a algún tronador o piuleta. Las cuatro puntas del pañuelo se anudan, dándole forma de bolsa. Este conjunto constituye un precioso objeto que los jóvenes solteros regalan a sus novias.

Hay que decir que estas pequeñas frutas y hortalizas son una verdadera obra de arte de repostería.

Otra costumbre arraigada consiste en la ofrenda de flores o coronas de laurel a Jaime I, depositadas al pie de la estatua ecuestre del Conquistador.

Los actos que se celebran el 9 de octubre en conmemoración del Día de la Comunidad Valenciana son: bajada solemne de la Senyera (nombre de la bandera de Valencia) desde el balcón principal del Ayuntamiento a los sones del Himno de Valencia, entre grandes aplausos; disparo de las salvas de honor; asistencia de las autoridades; procesión cívica hasta la Catedral; colocación de la Senyera en el presbiterio; Te Deum en acción de gracias; continuación del desfile hasta la estatua ecuestre del Rey en la Plaza del Parterre; ofrenda de coronas de laurel y de flores al pie del monumento; participación de la Banda Municipal interpretando el Himno Regional, coreado por los asistentes que ondean sus senyeras con emoción; Marcha Real; regreso al Ayuntamiento; subida de la Senyera, verticalmente, hasta el balcón principal, a los sones del Himno de Valencia, disparo de salvas de nuevo, y, finalmente, colocación de la Senyera en el puesto de honor que tiene reservado.

Al llegar la noche se celebra en el Paseo de la Alameda un Festival Internacional de Pirotecnia, siguiendo la gran tradición que hay en Valencia de hacer castillos de fuegos artificiales.

Este día tiene una especial significación para todos los valencianos, ya que conmemoramos la unidad de nuestro pueblo bajo una sola bandera.

Fuente: http://www.infase.es/valencia/dionisio.htm

LA GRAN RIADA DE VALENCIA

1957 riada de valencia

Se conoce como la Gran riada de Valencia a la inundación que tuvo lugar el 14 de octubre de 1957, en la cuenca del río Turia, a su paso por la ciudad de Valencia, España y que causó más de 80 muertos, además de cuantiosos daños materiales. El día 13 se dieron precipitaciones de más de 300 mm en buena parte de la cuenca (361 mm en Bejís, aunque esta población está ubicada en la cuenca del río Palancia, es decir, fuera del área drenada por el Turia), que continuaron el 14 con más de 100 mm. Se originaron dos ondas de crecida sobre Valencia, la primera de 2.700 m³/s y una velocidad media de 3,25 m/s; la segunda, más violenta, de 3.700 m³/s y 4,16 m/s, inundando la mayor parte de la capital valenciana. Como dato curioso, la zona próxima a la Catedral quedó libre de las aguas, lo que demuestra lo acertado del emplazamiento original. Es posible que esta zona algo más elevada sea el motivo por el que el cauce del Turia formó una amplia curva a manera de semicírculo en torno a la ciudad, a la cual rodea hacia el norte, quedando esta zona de la Catedral en el centro. En cambio, la zona de la calle de las Barcas, cuyo nombre obedece a que constituyó un atracadero para las embarcaciones que remontaban el Turia en la antigüedad, no sólo se inundó sino que los colectores de drenaje actuaban como surtidores al quedar el nivel de las aguas del río por encima de la calle, agravando así los enormes daños ocasionados por la inundación. Tras esta riada se desvió el cauce del Turia al sur de Valencia, por el llamado Plan Sur, dotándolo de una capacidad que se calcula en 5.000 m³/s, además de otras obras menores de regulación del río. Las fuertes lluvias afectaron también a otras zonas de la provincia de Valencia. El barranco del Carraixet, con un cauce muy amplio cuando baja de la Sierra de Calderona y alcanza las tierras de llanura (casi 200 m de ancho entre Bétera y Moncada) también se desbordó y sus aguas se juntaron con las del Turia antes de llegar al mar, cerca de Alboraya. Otro foco importante de precipitaciones fue la cuenca del Palancia, que alcanzó el récord histórico de 900 m³/s y se desbordó en Sagunto. Tras la riada, ante la tardanza de las ayudas por parte del gobierno, el alcalde de Valencia, Tomás Trenor Azcárraga, se enfrentó a Francisco Franco el cual le destituyó, pero el alcalde logró su objetivo ya que a partir de sus críticas se agilizó la ayuda a la ciudad y el proyecto del Plan Sur.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Gran_riada_de_Valencia

Anuncios